Griselda Álvarez

Poseedora de una amplia sonrisa y una abundante cabellera negra azabache, Griselda exhala un magnetismo cautivante, pero jamás intimidatorio. Dentro de su hogar es sencillo perderse e ingresar en una especie de mundo paralelo, y cuando hablo de perderse me refiero a un desapego involuntario de la noción del tiempo. Allí, se intuye que todo está empapado de su personalidad: los juguetes ubicados estratégicamente en rincones del taller; los cuadros que miran apoyados desde la pared; las fotos narrando fragmentos de vida; los pinceles desparramados como si ningún otro lugar fuera más apropiado y exacto que ése. La Avenida Santa Fé nos atraviesa de punta a punta. Es domingo a la hora de la sobremesa en pleno corazón de Barrio Norte. Buenos Aires duerme la siesta al otro lado del ventanal. El escenario que nos envuelve está hecho de madera y vitraux; la luz que se cuela entre ambas nos abraza y sumerge en la conversación:

El 1ro de diciembre del 1968 nace Griselda Álvarez en la Ciudad de Buenos Aires. Hija única de padre ferroviario y madre ama de casa (ambos descendientes de españoles) dibuja y actúa desde que tiene uso de razón

Empecé a estudiar teatro a los 16 en Lanús, gracias a una profesora de literatura que tenía en la secundaria, Marta Pasiuk. Era una mujer medio rara, con un corte de pelo gracioso y que fumaba… en ese entonces me resultaba misteriosa. No sé qué será de su vida, de hecho, ahora que la nombro, me doy cuenta de que no la recordaba hasta que me preguntaste vos. Un día nos pidió que escribiéramos una escena de teatro en una clase, y como yo obviamente no tenía ni la más mínima idea, hice una “novela de televisión.” Le gustó, me puso muy buena nota, y después contó que era actriz y que daba clases de actuación para adolescentes los sábados en una escuela de Lanús Este (yo vivía en Lanús Oeste) así que le pedí a mi vieja que me llevara (había que cruzar el puente). Al año siguiente decidí dejar el colegio y entrar al conservatorio. Como no pude en ese momento porque era menor, fui a hacer un taller a La Casa del Teatro1  ¿Cómo hiciste para que te dejaran abandonar el colegio? Yo convencía a todo el mundo, tenía mucha fuerza. En realidad mi papá fue el que más me dejó, a mi vieja le dolió pero lo aceptó, vio que oponerse era peor. Aunque ella no tuviera formación (no había ido a la universidad, ni siquiera había hecho la secundaria) tenía la sensibilidad de acompañar a esa hija que le había tocado sin cuestionarla, algo que valoro muchísimo. Cocinaba, lavaba los platos y se ponía a jugar conmigo. Bancaba todo y yo era muy intensa, pero a ella le encantaba. Mis viejos nunca me juzgaron. Me acuerdo cuando el Rector me preguntó “¿cómo es que usted piensa dejar el colegio?” a lo que le respondí muy segura “Yo sólo quiero ser actriz, es lo que más amo en la vida.”Al hablar desde el corazón lo conmoví y me dijo“Bueno, yo lo único que le aconsejo es que las materias que le queden las dé libres, porque quizás más adelante quiera estudiar en la universidad y no pueda”. Pero a mí lo que me fascinó fue que me entendiera. Sé que no es normal, les he contado a amigas la anécdota y me han dicho “yo te pegaba un cachetazo y te mandaba de vuelta al colegio”. Al otro año arranqué en La Casa del Teatro. Era toda una movida, tenía 17. Finalmente, el colegio nunca lo terminé, pero hice el viaje de egresados porque ya lo habíamos pagado. La verdad es que lo que aprendí sola jamás lo hubiera logrado con educación formal. De hecho, jamás dejé de estudiar teatro y dramaturgia. Esto habla de un fenómeno particular que se daba en tu familia, muy poco común para la época…sí… ellos siempre fueron (que aún hoy me sorprende después de haber conocido a otras familias) muy sabios, porque si no ¡lo que se les venía era tremendo! tuvieron un sexto sentido. Griselda se ríe fuerte y alto, con una actitud picaresca, como si todavía fuese esa adolescente con ganas de comerse al mundo. Como hija única le pregunto si considera a “dicha condición” que compartimos como un factor de importancia a la hora de conseguir cosas de tal calibre. Enseguida lo asume, pero agrega además, siempre fuimos una familia muy unida. Creo que cuando vos construís todo desde el amor y la comprensión más profunda, no hay barreras de ningún tipo, ni siquiera de edad.  Aceptás al otro tal como es y sabés que hay que dejarlo, que hay que soltarlo por más que lo consideres tu nenito. Yo no sé si mis viejos hubieran querido que fuera algo en particular. Supongo que querrían que siguiera estudiando y que hubiera tenido una carrera… pero nunca me lo dijeron. Cuando lo veo en retrospectiva me pregunto qué habrán sentido al tener una especie de extraterrestre.

MAMÁ Y PAPÁ

Papá empezó a trabajar en Coca Cola cuando yo tenía entre 7 y 8 años, al heredar el puesto de mi abuelo cuando éste se jubiló (en esa época era muy común). Ahí él también se quedó hasta su jubilación. Teníamos mucha gaseosa, crecimos con eso, con los nuevos productos que surgían. En los aniversarios de la marca en Argentina mi casa se llenaba de regalos. Mi viejo amaba su trabajo. Él siempre me bancó, hacía laburitos de promociones y juntaba un poco de plata extra para comprarme ropa o lo que fuese, porque estudiar teatro era muy intenso y me tenía que juntar a ensayar constantemente. Mi vieja tenía 37 años cuando se casó con él y 40 cuando me dio a luz. Nunca tuvo mucha vida social, siempre fue muy tímida, la del medio, la que se quedaba en la casa. Ya de grande, cuando se enfermó, el único contacto con el exterior que tenía era la mujer que la atendía, Leo (mi marido) y yo. No recuerdo que tuviera amigas, ni de joven. Con papá a veces salían a pasear, pero yo le traía toda la información del mundo. Era tan distinta a mí… era muy madre, muy cuidadora, pero por suerte no sobreprotectora. Teníamos una relación muy cercana, nos comunicábamos todo el tiempo. En septiembre se cumplen dos años de su muerte. Todo comenzó a sus 85, con los primeros signos de demencia senil y alucinaciones. El ultimo tiempo estuvo en un geriátrico porque necesitaba cuidado las 24 horas. Paralizó mi vida. Fue terrible ver el proceso de deterioro donde había días en los cuales no me conocía. Su cambio físico (era una persona gordita y fuerte y el último tiempo parecía anoréxica) fue durísimo. Cuando alucinaba me decía cosas como “Mirá la nena que está sentada al lado tuyo, dale algo de comer…” y ahí ponía en juego mi propio raciocinio… y me iba muy cargada. Una vez le dijo a la chica que la cuidaba que se estaba dando cuenta de que no estaba bien porque había visto a su esposo que la había ido a visitar, lo cual no era posible porque sabía que estaba muerto. Ella hasta último momento tuvo una parte de conciencia donde podía entender la realidad.  En ese tiempo dejé de pintar, de dibujar, de hacer yoga y prácticamente todo lo usual en mí, pero fue tan paulatino que no me dí cuenta. Era muy loco porque me ponía a organizar los lápices y las pinturas y nunca arrancaba de verdad. Mi actividad mayor era salir a pasear con Leo, ir a tomar un café, despejarme. Fueron dos años de tristeza. Lo llevé adelante lo mejor que pude, teniendo en cuenta que había dejado de ser mi madre hacía un buen tiempo ya, gracias a la enfermedad que no sólo la transformó en otra persona totalmente distinta a lo que era psicológicamente, sino también físicamente. Falleció el 19 de septiembre de 2016. A partir de diciembre, después de mi cumpleaños, volví a retomar mi vida anterior, de a poco. Ahí empecé con los colores flúo que uso ahora, porque no me daba todavía para pintar una obra grande, pero sí para dibujar. Fue el año nuevo lo que me impulsó.

Durante su enfermedad escribí un libro, un diario de poesías llamado Tristitia, donde cuento el proceso que atravesé.

LA PINTURA

Crecí con la fantasía de que cuando fuera viejita me pondría a pintar, lo recuerdo como algo que siempre estuvo ahí, latente. Pero el verdadero click lo hice a los 28 cuando una compañera de teatro vio unos bocetos míos y me conminó: “vos tenés que dedicarte a ésto, te voy a recomendar a mi maestro, Carlos Monzani2 ” Y así arranqué: un día Carlos vino a casa, observó todo y me dijo que, si bien había que trabajar mucho, le gustaba porque tenía algo personal. Con el paso de las clases, de a poquito, fui mandando a los salones, y casi sin quererentré a este mundo, pero sin ningún compromiso. Siempre hice retratos. Desde chica dibujaba ojos y miradas en millones de papeles,a veces algunas narices. De a poco fui ampliando hasta que me tuve que expandir. El tema es que todo entra por los ojos… eso es lo que me fascina de conocer personas. Pintar retratos te ayuda a verlos en profundidad. Mientras lo hago, llevo a cabo una especie de entrevista para saber la historia de ese protagonista ocasional. Pero ¿cómo hacés para elegir a la gente que pintás? Desde el comienzo me he planteado esta actividad muy libremente, no tiene mucha más ciencia que la de mirarlos y que me atraigan. Yo al principio tomaba revistas (principalmente la Vogue francesa, italiana e inglesa) y los modelos eran de ahí. Cuando arranqué con los retratos a conocidos ,me enfoqué en que me llamaran la atención por algo, no sé, quizás un vendedor en alguna tienda, cualquiera que me pareciera interesante. ¿Y quién fue la primera persona a la que retrataste después de la muerte de tu mamá? A Venecia.  Ella también había perdido a la suya hacía poquito, así que teníamos algo que nos unía, las dos estábamos en duelo.  Ella es artista y astróloga, su madre (Alicia Carletti)3 era también una artista excepcional que pintaba escenas de Alicia en el País de las Maravillas. Un día le pregunté si se animaba a que la represente a mi manera y le encantó la idea. Venecia es realmente mágica. Después de ella lo hice a Felipe, a quien conozco hace mucho porque hemos actuado juntos, y a Carola Glisberg, directora de teatro. También hice a gente que no conozco pero que tengo en las redes y que me llamaron la atención. Así me pasó con el diseñador Alexandre Herchcovitch4  quien tiene un estilo dramático y oscuro que me encanta.
Hoy en día las redes sociales ayudan a democratizar el mundo elitista del arte y sus respectivas galerías. Si llevás tus trabajos a estos lugares anquilosados, se quedan mirando desde arriba y te hacen preguntas como“¿cuánto tiempo te llevó hacerlo?.”Es un mundo insoportable donde te descalifican y tenés que tener siempre mucha fuerza y presencia para bancarlo. En general ellos saben (o piensan) que todo el mundo quiere exponer y todavía creen que descubren talentos… si vos te quedás en tu casa esperando que te descubran, es poco probable que suceda porque somos millones. ¿Quién va a venir acá a tocarme la puerta y a decirme “¿es verdad que usted dibuja bien?” Si no llevás tu carpeta a las galerías… ¿cómo se supone que se van a enterar? Una vez me respondieron a esa pregunta con un simple “eso se logra en los salones, yendo a los eventos” usando un tono de superioridad exasperante. Está lleno de chicos con capacidades, actuando por ejemplo, escribiendo obras… y si vos no movés todo lo que sabés hacer, queda en la nada. No sirve dejar las cosas guardadas en un cajón y que tu nieto lo descubra cuando estés muerto o tengas 90 años, ya no existe más esa visión romántica de las cosas. Lo de Emily Dickinson5  si bien es una hermosa historia, no es lo que se busca. Una quiere que sus libros sean leídos por la mayor cantidad de personas posibles, vivir de eso. Yo quiero vivir de mis pinturas. Es el pequeño mundo de “intelectuales” (que aún se mantiene en las hijas de estas mujeres que tienen mi edad) lo que me da vergüenza ajena. Después existe la realidad de que este mercado tiene sus épocas. He vendido muy bien mis cuadros y también he tenido producciones enormes, para muestras donde quizás he vendido una sola obra. Hace unos años tuve un encargo muy grande para pintar una familia, de retratos enormes. Fue mucha plata de golpe y estuvo buenísimo. Yo he sido muy afortunada de no necesitar trabajar. Leo admira y respeta mucho lo que hago, otro me diría “todo muy lindo, pero andá a laburar.” Los pintores tienen un aura más de intelectuales, pero los actores son los vagos que hacen obritas los sábados…es un prejuicio tremendo. Sé muy bien que el que no te apoya y al que no le gusta lo que hacés no debe estar cerca tuyo.

LA ACTUACIÓN

 Al empezar a estudiar teatro como única dedicación, me encontré con un mundo increíble para mi edad. Era 1986, todavía había censura y las cosas no eran tan libres, pero los alumnos con los que estudiaba eran más grandes que yo y en seguida me integraron de una forma hermosa… era crecer de golpe, conocer gente distinta, todo nuevo. Estaba recién despegando el Parakultural6,  por ejemplo, recién lo estaban construyendo, de hecho fui ahí a hacer un casting para una obra de teatro y era un caos. Se respiraban aires de cambio, y para una adolescente que salía de un colegio católico muy estructurado, era una libertad deslumbrante. Yo seguía viviendo en Lanús, me tomaba dos colectivos a la ida y a la vuelta se me hacían como la una de la madrugada. Si no eran mis viejos, algún vecino me iba a esperar a la parada. Ese ritmo lo llevé hasta los 25, cuando me mudé definitivamente a Capital. El estudio formal de formación en teatro fue de cinco años: tres en la Casa del Teatro, y dos con Laura Yusem7   en un taller de entrenamiento. Fue muy fuerte porque yo venía de tres añitos de estudio y de repente estaba con actores jóvenes, muy potentes. El taller era poner la carne al asador: texto e interpretación. Se suponía que eras un actor, con título. Yo con mis 20 añitos le hablé a Laura de mis inseguridades, a lo que me respondió sin más “Bueno, vos te anotaste en entrenamiento.” Fueron cosas que jamás volví a hacer. Todo era extremo en esa época: había que llenarse de comida, ensuciarse, gritar, llorar, improvisar técnicas de violencia en escena, maquillaje, caracterización, vestuario con telas dependiendo el personaje y su nivel de dramatismo… era fascinante, muy expresivo, de ruptura, había que dejar la vida en las clases. Si no te ibas con olor a comida, era con la ropa manchada. Salías con los ojos explotados pero muy feliz, pensabas cómo llevaste un personaje a algún lugar, y cómo podrías volver a hacerlo…muy movilizante. Hoy en día no existen lugares donde puedas estudiar Formación Integral del Actor como se llamaba en aquel entonces, sólo si vas al EMAD8,  pero así particular como éste no. Laura tenía una serie de ejercicios para llevarte a componer el personaje, lo trabajabas unos cuantos meses, por ahí la mitad del año, y después pasabas a hacer otra escena. Eran Lorca9  entre otros clásicos más.  Al principio fue muy difícil.

EL AMOR

Griselda nos sirve té, galletitas y chocolates en forma de mini pelotas de fútbol. Las tazas tienen gatos dibujados y estamos sentadas en cómodos y mullidos almohadones para el suelo. Ya entramos en clímax y la conversación ha tomado su propio ritmo, autónoma de mí, casi también de ella. Los ojos se le ponen grandes cuando lo nombra a él, otra vez, como una nena, o, mejor dicho, como una adolescente embelesada. Leo es mi marido y estamos juntos desde que yo tenía 23. Lo conocí gracias al teatro y a gente del ambiente que teníamos en común. Es mi compañero eterno y lo amo. Me emociona hablar de él. Todo el mundo nos dice “crecieron juntos” y así es.  A la vez no siento que la relación haya sido tan larga… si vos me preguntás hace cuánto que estamos, la verdad es queme cuesta racionalizarlo… la referencia que tengo es como si fueran entre siete y diez años, pero en totales la mitad de mi vida, y me sigue enamorando. Es la única manera para mí. Ésto me pasa con las relaciones en general, por ejemplo con Sebastián -uno mis mejores amigos.  A él lo conocí cuando él tenía 25 y ahora tiene 43, pero cuando lo pienso, está detenido en el momento que nos conocimos.

Las personas que están cerca tuyo tienen que admirar tu trabajo, tienen que admirarte como persona. Nuestra pareja está basada -además del amor- en el respeto y la admiración mutua que tenemos hacia nuestras respectivas profesiones. Con los años empezás a rodearte de los que querés que estén, no es que con el otro necesariamente te pelees, sino que aprendés a darte cuenta quiénes no te hacen bien. Te vas rodeando de gente de la cual te nutrís, que se alegra de las cosas que hacés y vos también de las de ellos y eso es lo lindo. Aunque tu círculo se reduzca un poco más vale la pena, el resto son conocidos, de esas cosas se va encargando la vida.

LA MODA

La moda me fascina, pero lo que más me gusta es lo que cuenta. La gente puede catalogarla de frívola, pero es una herramienta de comunicación y expresión enorme. Aquellos que dicen que se ponen lo primero que encuentran, que intentan que no tenga marcas, también me están contando un montón sobre cómo son y su personalidad, todo forma parte de la ideología. A mí,  por ejemplo, no me gusta la ropa apretada, al contrario, me gustan los diseños como los del japonés Yamamoto10  con sus volúmenes y su dramatismo;es ropa elegante y diseñada con la que te podés tirar en el piso, siempre funcional. En Londres tengo mi circuito de compras favorito. Vivienne Westwood11  encabeza la lista. Me vuelve loca su juego con lo incorrecto, la irreverencia. Me encanta el estilo inglés punk y la ropa de hombre para balancear, porque soy muy femenina. Acá en Argentina, Tramando12  lo conocí por ser clienta, de comprar sus prendas durante años. Nos hicimos amigos, igual que con Jessica13.   Amo lo que está haciendo ahora con JT, y a él le hice la vidriera una vez, fue una serie muy cortita donde usaban fragmentos de la ropa de mis cuadros.

LA RELIGIÓN

Creí en dios hasta que se murió mi viejo. No sentí nada de eso que te dicen que las almas siguen después de la muerte; ya no me quedaba ninguna conexión, él se había ido a Júpiter y no estaba más. Cuando lo dejé de sentir experimenté un vacío tremendo. Hoy en día creo que se apaga el televisor… estoy en esa etapa, quizás en otro momento cambie. Mis viejos eran religiosos, pero no muy practicantes, era algo más de costumbre que otra cosa. Me acuerdo que un día le pregunté a papá si creía que cuando muriera se iba a encontrar con su mamá (ella murió cuando él tenía 17) y me dijo muy decidido que no, desde un lugar totalmente desesperanzador. Anhelé que me hubiera dicho otra cosa, pero no fue así.

Haber visto a mi vieja morir y a tantos otros en el asilo, me hizo analizara la muerte desde otro lado. Antes no me asustaba la idea, ahora un poco sí. No saber qué pasa. Me taladra bastante el cerebro la cuestión de la finitud, de pensar, por ejemplo, si con Leo nos vamos a volver a ver después de haber compartido nuestra vida. ¿Y todo esto en dónde queda? A veces me pregunto qué certeza tendrán las personas que se quitan la vida para tomar una decisión así. Es más, siempre pensé -y pienso- en el suicidio como una salida si se complicara mi salud, me desestabilizara mucho y no pudiera hacer nada. Creo que uno tiene el derecho (ya que no se puede elegir cuándo venir) de elegir cuándo irse lo más dignamente posible. Con más razón ahora que no creo que haya un dios ni nadie para castigarme.

Nunca hice terapia, pero hago meditación trascendental desde los 20 años. Quizás sea que tengo una parte muy racional e intento suavizarla con algo que me tranquilice, como el yoga. Me hace muy bien a nivel físico y me baja a tierra. Meditar te conecta con la naturaleza y con vos mismo; cuando estás enfermo te lleva a saber dónde está el problema. Cuando tengo angustia, me calma, pero no es más que eso, no lo tomo como una religión desde ningún aspecto.

LA MATERNIDAD

Nunca me gustaron los niños. Siempre disfruté de estar entre grandes, así me crié. El mundo del chico me aburre muchísimo. Yo soy super infantil, si observás tengo muchos juguetes y detalles, pero nunca me imaginé la panza, el bebito, llevarlo al colegio… y a Leo le pasa exactamente lo mismo. Es muy gracioso, porque no lo supimos por mucho tiempo, hasta que en un viaje yo, por sentirme culpable, le dije que si quería a los 40 podíamos tener un hijo, pero mientras lo decía sentía que era un delirio (yo rogaba para mis adentros que me dijera que no). Fue muy gracioso, porque en seguida me dijo “mira, a mí los chicos no me gustan”, así que yo ¡sorprendida y feliz! A muchas mujeres les resulta demasiado chocante mi posición y me dicen que ya me voy a arrepentir. Me indigna cuando me dicen que no voy a conocer el amor verdadero. Me dan ganas de preguntarles si tienen una máquina que mida al amor. Yo sé qué es el amor verdadero, lo experimento, y quizás me lo pierda, quizás no, pero no me gustan esa clase de afirmaciones. Yo también sé que hay muchas mujeres que no han sentido nunca la clase de amor que yo siento por mi marido, y podría decirles: vos tampoco sabés el amor que te estás perdiendo. Yo sé que no quiero ser madre desde chica y mi vieja siempre me dijo que era una etapa. Cuando crecí y se dio cuenta que no iba a suceder, me hizo una confesión muy graciosa “¡¡No te perdés de nada!! No es tan lindo, te quita mucho tiempo.”

EL FUTURO

Yo vivo el día a día. No me proyecto mucho. Lo que sí quisiera es escribir teatro, una novela o dirigir. Tengo muchas ganas y me parece que lo voy a poder hacer muy bien. Por supuesto viajar ¡siempre! Quisiera ser una actriz famosa, obviamente, no pierdo las esperanzas. Sé que estoy preparada, que podría hacerlo, no me asusta para nada. Ese es mi mega sueño desde que tengo uso de razón. En lo que más he sido reconocida ha sido en la pintura, pero lo que más soy es actriz, es con lo queme siento identificada. De todas formas, nunca sabés para dónde te lleva la vida, ni los caminos nuevos que te puede presentar.

La vuelta desde Buenos Aires, cada vez que se termina una entrevista, es una vuelta de instrospección. En ese momento intento procesar toda la información que he recibido. Medito y analizo mi capacidad -o no- de transmitirla de la forma más fiel y honesta posible, para funcionar de cable entre la mujer en cuestión y ustedes, un ustedes aún muy incipiente y desdibujado. Pues al comienzo les he contado acerca de esta sensación -un tanto irracional- de la pérdida de la noción del tiempo; es que luego de meses de desgravaciones y ediciones eternas, he llegado a entender que aquella gente que perpetúa su inocencia y no teme enseñarla a quien toque a su puerta, atrapa a su interlocutor sin importar qué edad tenga.  Griselda es capaz de tomar desprevenido a cualquier escéptico, debido a su soltura y desparpajo al decir lo que siente -pero sobre todas las cosas-por su habilidad para permanecer niña en un mundo gobernado por mayores.

  1. La Casa del Teatro es una entidad argentina fundada en 1938 creada por la soprano ligera Regina Pacini (esposa de Marcelo Torcuato de Alvear) como albergue de artistas jubilados con necesidades económicas o de vivienda. El establecimiento ocupa un sector de un edificio de diez pisos en la Avenida Santa Fe 1243, en el barrio de Retiro, en la ciudad de Buenos Aires, que alberga también un museo y biblioteca teatral, además del Teatro Regina de larga trayectoria porteña y donde se realiza el ciclo Teatrísimo, y se lleva a cabo anualmente, la entrega de los premios Florencio Sánchez a la labor teatral. Source: Wikipedia
  2. Carlos Monzani nació en Buenos Aires, Argentina, el 2 de Junio de l929. Hasta el año 1978 se desempeñó como Jefe del Taller de Escenografía del Teatro Colón, habiendo realizado entre otras, las escenografías de los ballets El pájaro de fuego, La verdad (primer decorado informalista realizado en la Argentina) La máscara y El rostro. Colaboró bajo la dirección del Maestro Raúl Soldi en la pintura de la cúpula del Teatro Colon. Regularmente integra el Jurado en diferentes manifestaciones artísticas. Fue seleccionado para representar con sus obras a la Argentina, en la celebración del 500º Aniversario del descubrimiento de América, realizado en Hong Kong. Actualmente desarrolla la actividad docente en su propio taller. Se lo considera el creador del “Realismo Mágico”, que se ha convertido en una corriente universal. Source: enkausticos.blogspot.com
  3. Alicia Carletti fue una pintora y grabadora argentina. Alineada con el realismo mágico, su obra retratando adolescentes, jardines y las fabulaciones de la niñez, acusa una impronta altamente personal. Fecha de nacimiento: 1946, San Isidro, Argentina. Fecha de la muerte: 16 de julio de 2017. Source Wikipedia
  4.   Alexandre Herchcovitch nació el 21 de Julio de 1971 en San Pablo, Brasil. Es un diseñador capaz de transformar lo clásico a moderno y lo simple a glamoroso. Influenciado por su madre, dueña de una lencería, decidió poner su talento “artístico” en la práctica. Pero no todo fue de repente. Estudió fotografía durante dos años, sin embargo, no dejó de lado la moda, acataba las órdenes de sus amigos y diseñaba ropa para la madre. Cuando Alejandro terminó la escuela secundaria – aún no había escuelas de moda – decidió estudiar artes plásticas en la FAAP, pronto se dio cuenta que su vocación no era exactamente el arte. Por lo tanto, se trasladó a Santa Marcelina College, donde estudió moda hasta 1993. Sus diseños han sido enviados por las pasarelas de Nueva York, Paris, Londres y San Pablo FashionWeek. Inauguro su primera tienda en Tokio. Eligió Tokio, donde una buena parte de sus colecciones se compran y donde se allí se convirtió en algo así como un gurú de la moda. Herchcovitch rápidamente se convirtió en un gran y serio hombre en el mundo de la moda. Entre otros proyectos, escribió en el 2007 un breve libro donde da unas pistas sobre el mundo de la moda y muestra su punto de vista desde su trayectoria “Cartas a un joven diseñador, la moda como profesión.” Source: allerdemoda.blogspot.com
  5. Emily Elizabeth Dickinson (Amherst, Massachusetts, 10 de diciembre de 1830-ibídem, 15 de mayo de 1886) fue una poeta estadounidense, cuya poesía apasionada ha colocado a su autora en el reducido panteón de poetas fundamentales estadounidenses que hoy comparte con Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman. Dickinson procedía de una familia de prestigio y con fuertes lazos con su comunidad, aunque vivió gran parte de su vida recluida en su casa. Tras estudiar durante siete años en la Amherst Academy, asistió brevemente al seminario femenino Mount Holyoke antes de regresar a la casa familiar en Amherst. Considerada una excéntrica por sus vecinos, tenía predilección por vestir siempre ropa blanca, era conocida por negarse a saludar a los invitados y, en los últimos años de su vida, por ni siquiera querer salir de su habitación. Dickinson nunca se casó y la mayoría de amistades que tenía dependían completamente de la correspondencia. Aunque Dickinson era en la intimidad de su hogar una prolífica poeta, durante su vida no se llegó a publicar ni una docena de sus casi 1800 poemas. a El trabajo publicado durante su vida fue alterado significativamente por los editores para adaptarlo a las reglas y convenciones poéticas de la época. Sin embargo, los poemas de Dickinson son únicos en comparación con los de sus contemporáneos: contienen líneas cortas, por lo general carecen de título, contienen rimas consonantes imperfectas (halfrhyme) y una puntuación poco convencional. Muchos de sus poemas se centran en temas relacionados con la muerte y la inmortalidad, dos temas también recurrentes en las cartas que enviaba a sus amigos. Los conocidos de Dickinson probablemente sabían de sus escritos, pero no fue hasta después de su muerte, en 1886, cuando Lavinia, la hermana pequeña de Dickinson, descubrió los poemas que Emily guardaba y pudo hacerse evidente la amplitud de su obra. Source: Wikipedia
  6. Parakultural  fue un centro artístico multidisciplinario ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. El centro se convirtió, a mediados de los años 1980 y principios de los años 1990, en paradigma de la Cultura underground porteña, y principal centro de expresión de una movida artística que se había gestado durante el final de la última dictadura y los primeros años de democracia, durante el gobierno del presidente Raúl Alfonsín. El lugar sirvió, además, para el desarrollo de artistas que accederían, ya en la década de 1990, a los medios masivos de comunicación, y sentarían las bases para una nueva generación de artistas. Source: Wikipedia) Batato,* (asterisco: Salvador Walter Barea, más conocido como Batato Barea, fue un actor, performer, artista de varietés y payaso argentino. Fecha de nacimiento: 30 de abril de 1961, Junín, Argentina. Fallecimiento: 6 de diciembre de 1991, Buenos Aires, Argentina. Source: wikipedia), todo bien under. Al Rojas,* (asterisco: El Centro Cultural “Rector Ricardo Rojas”, conocido como El Rojas, funcionó desde fines de los años ’80 como uno de los lugares de mayor actividad de la contracultura artística de Buenos Aires. Sus exposiciones, talleres, debates y publicaciones marcaron la escena underground local hasta convertirse, a partir de 1992/93, en un espacio consagrado y de referencia para el campo oficial de la crítica, el mercado, las galerías, las instituciones, los premios y el coleccionismo. Source: wikipedia) 
  7. Laura Yusem:  Nació el 13/11/1939. Estudió con Ana Itelman, Juan Carlos Gené, Augusto Fernandes. Bailarina y coreógrafa en compañías de danza contemporánea. Directora teatral. Estrenó Boda blanca (Molière, Mejor Dirección; Florencio de Uruguay, Mejor Espectáculo Extranjero), Camaralenta, El casamiento, Malasangre (Pepino el 88, Mención; ACE, Mejor Dirección), Danza macabra, Camino negro, Tío Loco, Knepp, Medida por medida, Del sol naciente, Veraneantes, Antígona furiosa, Pablo, Rey Lear, Paso de dos (Pepino el 88, Mejor Dirección), Penas sin importancia (Pepino el 88, Mejor Dirección), Tratala con cariño, Rápido nocturno, De profesión maternal, La boca lastimada, Los pequeños burgueses (Trinidad Guevara, nominación a Mejor Dirección), Lo que va dictando el sueño, Prometeo olvidado, Mil años de Paz, Carmen en el Teatro Colón (PK), La Varsovia, Caso Vania, Último Yankee (Trinidad Guevara, nominación a Mejor Directora), Dilema de GeliRaubal, Misterio de dar, Querida mamá o guiando la hiedra. Recibió la distinción Mujeres Destacadas 2005, UNESCO. Source: www.fundacionkonex.org)
  8. La Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD) es un instituto superior no universitario argentino. Ubicado en la calle Sarmiento 2573, Buenos Aires. Ofrece las carreras de Puesta en Escena y Escenografía, y los cursos de Dramaturgia. Depende del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y es junto al IUNA una de las instituciones más importantes en autoridad de teatro para Argentina y Latinoamérica. Source: Wikipedia) o al IUNA* (La Universidad Nacional de las Artes (UNA), es una universidad argentina fundada en el año 2014, sobre la estructura del Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA) creado en el año 1996 con el objeto de agrupar y coordinar varias instituciones oficiales de ámbito nacional dedicadas a la enseñanza de las artes. Con sedes ubicadas en distintos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la UNA forma realizadores, profesionales, científicos y docentes en el campo de las artes. Source: Wikipedia
  9. Federico García Lorca. Fuente Vaqueros, Granada, 5 de junio de 1898-camino de Víznar a Alfacar, Granada, 18 de agosto de 1936. Fue un poeta, dramaturgo y prosista español, también conocido por su destreza en muchas otras artes. Adscrito a la llamada Generación del 27, fue el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo xx. Como dramaturgo se le considera una de las cimas del teatro español del siglo xx, junto con Valle-Inclán y Buero Vallejo. Murió fusilado tras el golpe de Estado que dio origen a la Guerra Civil Española un mes después de iniciada ésta. Source: Wikipedia)
  10. Yohji Yamamoto nació en Tokio en 1943. Tras la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial comienza a estudiar derecho en la Universidad de Keio. Gracias a su madre descubrió el gusto por la costura y en 1976, tras pasar por una escuela de moda y alzarse con varios premios, se decide a lanzar su primera colección. El éxito le condujo a probar suerte en París donde debutó –en la misma época que lo hacía Rei Kawakubo– en 1981 con su marca Yohji Yamamoto. Buscador incansable de nuevas formas, tras la expansión estadounidense durante los años noventa, la marca de Yamamoto se ha visto afectada por la crisis global y tiene una deuda que asciende a los 67 millones de dólares. No obstante, gracias a su línea sportswear producida en colaboración con Adidas, Y-3, y a otros trabajos como su matrimonio artístico con el director Takeshi Kitano, de cuyas películas firma la mayoría de vestuarios, Yohji Yamamoto sigue en activo y ofreciendo su particular forma de entender la moda. Source: www.vogue.es)
  11. Vivienne Isabel Swire, conocida como Vivienne Westwood, es una diseñadora de moda británica considerada como la principal responsable de la estética asociada con el punk y el New Wave. Fecha de nacimiento: 8 de abril de 1941 (77 años), Tintwistle, Reino Unido. Source: Wikipedia)
  12. Producto único en cuanto a su material y diseño textil: mix lúdico de texturas estampas y colores. Combinaciones de telas que van desde materiales sintéticos hasta fibras naturales (algodón pima, seda, lino, lana cachemire y mohair). Efectos ópticos y táctiles que despiertan emociones e incitan a experimentar nuevas sensaciones. Source: Wikipedia)
  13. Jessica Trosman: Nació en Buenos Aires en 1966. A los doce años se mudó a Miami, donde estudió diseño de moda. En Argentina lanzó Trosman-Churba junto con el diseñador argentino Martín Churba y sus colecciones se vendieron en 40 puntos multimarcas de lujo en el mundo entero. En 2011 Jessica vendió la marca Trosman a un grupo nacional para concentrarse en su propio laboratorio de investigación y desarrollo textil. Con éste, desarrolló intervenciones textiles únicas para Rick Owens, Chanel y una serie de marcas latinoamericanas. En agosto de 2013, Jessica Trosman lanzó JT. Su proyecto más democrático y universalista que se corresponde con el momento actual de la vida de Trosman: madurez, investigación, inteligencia Source: www.palermo.edu)

 

A Griselda Álvarez – www.griseldaalvarez.com – por estar con los brazos abiertos cada vez que toqué a su puerta (y por dibujarnos tan hermosamente).

A Ayesha Marín-@ayesha.fotografia- por entenderme tan bien, sacar esas hermosas fotos y no soltarme la mano nunca.

A Bárbara Fígoli -@filmfigooo- por su dedicado trabajo de edición y diseño, por creer en mí y entusiasmarse tanto con Rosachinamag(el viaje recién arranca).

A María Pía Zaniboni -@mpiazaniboni- que no sólo programa y reprograma este sitio, sino que además me tiene una paciencia inifnita.

A Sari Jones -@sariandpol- que sigue honrando la web con sus preciosas mujeres y colores.

 

Y a todas ustedes, que me leen. GRACIAS desde el corazón.